Myanmar: ofensiva contra el Régimen, guerra urbana en Sittwe

Imagen de cabecera: mapa de Myanmar señalando donde están el Estado de Rakhine y la capital, Sittwe. Fuente: Asia Times

El régimen de Myanmar, conocido como la Junta Militar, sigue empeorando su crisis militar y política. En las últimas semanas se han conocido nuevos avances militares de la insurgencia en varias zonas del país, incluyendo más bajas militares, deserciones de tropas, material militar capturado y bases policiales y militares tomadas por el enemigo. En estos triunfos del pueblo de Myanmar, estas semanas han destacado especialmente las victorias en el estado de Rakhine, donde actúa el Arakan Army (AA), miembro de la Alianza de la Hermandad que ha lanzado la Operación 1027 hace meses. Anteriormente ya hubo avances de la lucha allí, donde hubo bases militares tomadas y se han producido centenares de deserciones de militares hacia Bangladesh, como ya informamos. Al final de la semana pasada se informaba de una gran retirada de las tropas del régimen en la parte norte de Rakhine, y altos oficiales implicados en la rendición eran sentenciados a muerte posteriormente.

El régimen de Myanmar está contra las cuerdas en Rakhine, y por ello ha desatado la más brutal y sangrienta de las represiones, tratando de destruir por completo el pueblo costero de Ramree, que al inicio de mitad de febrero fue bombardeado en más de 100 ocasiones en sólo un par de días. Durante esta semana se ha bombardeado indiscriminadamente otros muchos pueblos de Rakhine, siempre contra objetivos no militares como mercados, templos e incluso un hospital, que ha sido golpeado con bombas más grandes y destructivas que las usadas anteriormente, según informa el AA. Esto forma parte de la campaña de masacre contra la población civil por parte del régimen, que se desata en todas aquellas regiones donde la resistencia tiene una presencia notable y medios locales informan de masacres en numerosos lugares.

A pesar de la campaña de terror del régimen, estas semanas el avance ha continuado y ahora la propia capital de Rakhine, Sittwe, está comenzando a presenciar los primeros combates en sus calles. Testimonios y fuentes locales informan que el régimen ha decidido volar puentes de acceso a Sittwe para impedir el avance de las tropas del AA, pero esto se ha demostrado inútil. A su vez, los altos mandos militares y administrativos del régimen han abandonado la ciudad dirigiéndose a Thandwe, que está a 200 kilómetros al sur. La ciudad está en crisis total, con cortes de internet y señal telefónica, cortes de transferencia de remesas desde el exterior, y muchos negocios cerrados desde hace meses. El avance hacia la capital ha sido continuado por parte del AA, que ha ido tomando pueblos, bases militares y comisarías de policía hasta prácticamente rodear la ciudad, tomando ya gran parte del estado de Rakhine.

Material militar capturado en una base en Rakhine. Fuente: Arakan Army

Material militar capturado en una base en Rakhine. Fuente: Arakan Army

Una vez más la guerra del pueblo contra el régimen en Myanmar ha demostrado que los regímenes burocrático-terratenientes no pueden hacer otra cosa que aumentar la represión y sus crímenes contra el pueblo, pero que ello no sirve para frenar la lucha sino que la espolea y empuja a las masas a la guerra y acelerando la caída de los regímenes de las clases dominantes locales y de sus amos imperialistas.

Noticia anterior Brasil: Comunidades campesinas realizarán Tribunal Popular en Junco do Maranhão
Siguiente noticia Novedades sobre el ataque a Palestina y acciones de solidaridad