Editorial semanal – Tiempo de crisis aguda

Publicamos una traducción no oficial del artículo de A Nova Democracia:

Sólo las masas populares pueden enfrentar la tendencia, cada día agravada, del cerco de los derechos del pueblo y las libertades civilizadoras, tendencia que se da sobre la base de la verdadera lucha de clases; Sólo los movimientos populares y revolucionarios pueden lograr victorias económicas y políticas inmediatas para el pueblo y allanar el camino para la construcción de un Nuevo Brasil.

Histeria generalizada: este es el nombre apropiado para describir el clamor de la prensa reaccionaria mundial en condena del torpe discurso de Luiz Inácio, en la capital de Etiopía, en el que calificó de genocidio las acciones de Israel en Gaza y las comparó con el Holocausto. Siguiendo las directivas de los servicios de inteligencia del Estado sionista de Israel, todo tipo de “intelectuales”, columnistas y presentadores salieron a repetir que cualquier comparación de Israel con el nazismo es “antisemitismo moderno”. Mientras tanto, el pueblo palestino continúa resistiendo bombardeos masivos que, sumados desde el 7 de octubre, equivalen a más de cinco bombas de Hiroshima (!), una hazaña que Hitler, aunque ciertamente quería, no pudo lograr y de la que estar orgulloso. De hecho, tal vez la comparación con Hitler sea inapropiada: tal vez los sionistas ya lo hayan superado.

Tampoco está de más rechazar las injustas acusaciones de los sionistas contra Luiz Inácio: no es enemigo de Israel, como lo demuestran todas sus intervenciones, en las que concibe el orden de los acontecimientos del siguiente modo: primero, Hamás promovió el terrorismo y debemos condenarlo, después, Israel fue desproporcionado y está practicando genocidio. Entre esta posición de Luiz Inácio y la de Joe Biden (un defensor insospechado del genocidio sionista contra el pueblo palestino) sólo hay una diferencia de grado, o mejor dicho, en la elección de la palabra “genocidio”, ya que la lógica del razonamiento es el mismo y las implicaciones también: Israel tiene el “derecho a defenderse” (léase, a perseguir su proyecto colonial) y Hamás tiene el deber de desaparecer (léase, la resistencia armada y anticolonial del pueblo palestino). Para el gobierno brasileño, antes del 7 de octubre –el día fatídico de la gran y heroica operación de Hamás–, los palestinos vivían en un paraíso en la Tierra, no había apartheid en la región y no había muertos civiles en la Franja de Gaza. Una vez más, Luiz Inácio ha demostrado ser el líder sindicalista pro-gobierno que es, incluso en la agenda internacional más favorable a una postura verdaderamente progresista. Finalmente, si Luiz Inácio realmente apoya la tesis de que se está produciendo un genocidio y que Israel se asemeja a la Alemania nazi, ¿por qué no rompe relaciones diplomáticas? ¿Sería aceptable, “para un humanista” (como le gusta decir), mantener relaciones con Hitler en medio del Holocausto?

Los síntomas y las conmociones de la crisis también están presentes en la política interna. La unidad en el seno del establishment para inhibir la tendencia a la ruptura institucional dentro de los cuarteles, mediante el avance de algunas casillas en las investigaciones contra Bolsonaro, resultó en la presente investigación de Alexandre de Moraes y en la operación PF. A partir de ahora, sin embargo, la unidad comienza su tendencia hacia la desintegración: por un lado, el STF, que está a cargo de este trabajo, tiene sus propias ambiciones de ampliar su cuota de Poder político y abarcar sus funciones, que tienen un fuerte influencia en el poder Legislativo resistencia; Está en trámite un proyecto de ley que pretende someter, en la práctica, el STF al Senado federal, teniendo este último la función de ratificar las decisiones de la Corte Suprema. Por otro lado, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas, que tiene en el centro de su ideología la convicción de que la integridad nacional depende de su intervención oportuna en las crisis políticas desde el Imperio, aunque se encuentra a la defensiva para no asociarse con un bolsonarismo desmoralizado, volverá al campo antes de lo que nadie piensa: aprovechando la desmoralización del STF y del Legislativo, sólo está esperando una crisis importante que erosione la legitimidad del gobierno – hecho inevitable, en el Caso de un gobierno reaccionario, oportunista y de conciliación de clases. Los generales saben que, de vez en cuando, el movimiento popular revolucionario se levanta en el País, restableciendo las banderas históricas de la lucha democrática del pueblo brasileño, y que no queda otra opción que intentar bañarlo en sangre: en resumen, de vez en cuando es necesaria una intervención militar y creen que ese momento está llegando.

Al contrario de lo que piensan quienes se hacen ilusiones constitucionales, las severas y gravísimas contradicciones que desembocaron en la crisis militar de octubre-noviembre de 2022 no se han resuelto: están creciendo de manera latente. Sólo las masas populares pueden enfrentar la tendencia, cada día peor, de cercenar los derechos del pueblo y las libertades civilizadoras, tendencia que se da sobre la base de la verdadera lucha de clases; Sólo los movimientos populares y revolucionarios pueden lograr victorias económicas y políticas inmediatas para el pueblo y allanar el camino para la construcción de un Nuevo Brasil.

Noticia anterior Partido Comunista de India (Maoísta) – Anales de 2023
Siguiente noticia Nuestro grito de guerra por el poder proletario V