INDIA: “Día Negro”, más enfrentamientos entre campesinos y el viejo Estado

Imagen de cabecera: campesinos queman efigies de Modi, Amit Shah y del Primer Ministro de Haryana. Fuente: Varun Gulati

El miércoles 21 de febrero, el campesino Shubh Karam Singh, que se estaba manifestando junto a miles de campesinos fue asesinado a balazos por parte de la policía india en el distrito de Jind, Haryana. Ya informamos de ello previamente. No se ha responsabilizado a ningún agente por ello, y el Primer Ministro de Punjab, Bhagwant Mann, trató de comprar a la familia y al campesinado anunciando que les otorgaría una compensación de 10 millones de rupias, equivalente a 120.000 dólares americanos. A su vez la policía india declaró que la causa de la muerte sólo se sabría tras la autopsia, despejando toda posible culpa sobre ellos.

El asesinato de Shubh Karam Singh no representa un caso aislado, sino que la represión del viejo Estado indio está siendo muy dura desde el inicio de las protestas. El uso de gases lacrimógenos, barricadas de cemento protegiendo la capital del país, y fuertes cargas policiales ha sido la norma durante esta semana de protestas campesinas. Además de ello, el viejo Estado indio también ha puesto en funcionamiento toda su maquinaria de propaganda y censura. El campesinado de la región de Punjab está siendo acusado de estar infiltrado o tener vínculos con el “terrorismo” de organizaciones independentistas de Kalistán, declaradas como terroristas por parte del viejo Estado indio. De esta forma se criminaliza la justa lucha del pueblo y se justifica la dura represión contra él. En anteriores protestas campesinas como las del año 2021, ya hubo acusaciones de ello por parte del Fiscal del Estado.

Por otra parte, el viejo Estado indio ha realizado otro tipo de medidas represivas, destinadas a aislar la lucha campesina y que no sea conocida ni pueda denunciar los crímenes y la represión a la que se están enfrentando. Por ejemplo, los accesos a internet y envío de mensajes por teléfono han sido cortados en numerosos distritos de Haryana desde el día 11 de febrero hasta el sábado pasado. Incluso se ha conocido que las autoridades indias han contactado con la red social “X” (anteriormente Twitter) para que cerrase cuentas y borrase publicaciones relacionadas con la lucha campesina. Esto ha sido admitido por la propia red social.

El asesinato del joven campesino y la dura represión del viejo Estado indio no aplacaron las protestas del campesinado indio, sino que este último ha redoblado sus esfuerzos en las movilizaciones, ha convocado nuevas. El viernes 24 el campesinado indio declaró un “Día Negro” y enarboló miles de banderas negras durante las marchas y volvió a chocar con las fuerzas represivas del viejo Estado indio, durante su marcha hacia la capital, Nueva Delhi. Las organizaciones campesinas realizaron numerosas protestas contra la represión policial, quemando efigies de Modi, Amit Shah y del Primer Ministro de Haryana y ha habido nuevos heridos debido a la brutalidad policial. También anunciaron nuevas movilizaciones, entre ellas, una tractorada el lunes 26 de febrero.

Noticia anterior Etiopía: otra masacre en Amhara mediante bombardeo con dron
Siguiente noticia Francés: Declaración de la LCI sobre el Camarada Lenin