Se demuestra una vez más la farsa electoral en Galiza, Estado español

El pasado 18 de febrero fueron las elecciones regionales en Galiza, en el Estado español, y una vez más se demostró que gran parte de las masas amplias rechazan las elecciones y el circo electoral. Estas elecciones, que tuvieron un 32,69% de abstención, han sido un “éxito” para los partidos burgueses, puesto que la participación siempre ha sido tan baja que que uno de cada tres personas no vote supone un éxito para la democracia burguesa. En las elecciones anteriores, la tasa de abstención fue del 41,12%, y del 46,3% en las elecciones de 2016, mostrando por qué estos resultados tan malos son tan elogiados por parte de los partidos burgueses. Servir al Pueblo dice al respecto: “Lógicamente, la burguesía clama como una victoria que la participación suba hasta el 67%, porque como dice el refranero castellano, en el país de los ciegos, el rey es el tuerto. Eran tan malos, tan malos los porcentajes de participación, que cuando dos de cada tres personas acuden a votar, es un éxito absoluto.”

El Partido Popular (PP) se declaró vencedor de las elecciones, justamente por ser el partido más votado y haber conseguido, de nuevo, la mayoría absoluta en el parlamento regional. Sin embargo, como ya ocurrió en las elecciones generales del 23 de julio de 2023, si miramos bien los números se puede observar que realmente la opción más elegida por los gallegos ha sido la abstención. Más de 725.000 personas han decidido tomar esta elección. Además, estas elecciones regionales habían sido muy promocionados por la prensa burguesa, puesto el que hoy es líder de la oposición, Alberto Feijoó, fue el anterior Presidente de la Xunta de Galiza con mayoría absoluta, y tras no haber conseguido la Presidencia del Gobierno General por la falta de acuerdos, estas elecciones suponían una prueba para su nueva dirección del PP estatal, por lo que la promoción en los periódicos y la prensa ha sido muy destacada.

Servir al Pueblo añade: “Aún con toda la campaña mediática que han hecho la burguesía por pedir el voto, un tercio de los llamados a votar no confían en la democracia burguesa. ¿Acaso podemos decir que quién no va a votar confía en ella? Sea por principios, porque no encuentran ninguna opción entre los partidos que se presentan, por desilusión, rabia o cualesquiera que fuera sus razones, ahí tenemos el hecho objetivo: un tercio de los llamados a votar no confiaron en la democracia burguesa, y no votaron.”

Noticia anterior Nuestro grito de guerra por el poder proletario V
Siguiente noticia Etiopía: otra masacre en Amhara mediante bombardeo con dron