Dinamarca: El Gran Premio Melodi fue recibido con una contramanifestación en solidaridad con el pueblo palestino

Publicamos esta traducción no oficial del artículo publicado en Socialistisk Revolution.

Este año, el sábado se celebró el Gran Premio Melodi de Dinamarca en DR Koncerthuset. El Gran Premio Melodi es el preludio de la edición anual de Eurovisión, una fiesta imperialista decadente.

Eurovisión se utiliza a menudo como un circo de los imperialistas y sus aliados. Esto se expresa en cómo Rusia quedó excluida en 2022, y en cómo participan tanto países como Australia o Israel.

Específicamente la participación de Israel en Eurovisión puede verse como una expresión del continuo apoyo de los imperialistas al genocidio contra el pueblo palestino. Esto provoca resentimiento y desprecio por parte de las masas de todo el mundo, lo que también se expresó en el período previo a Eurovisión en Copenhague.

El sábado por la tarde-noche, fuera del DR Koncerthuset, hubo una gran manifestación contra Eurovisión para condenar el continuo genocidio de Israel contra el pueblo palestino, así como el continuo apoyo de los imperialistas al mismo.

El público que entraba en la sala de conciertos no pudo evitar darse cuenta de la manifestación y tuvo que abrirse paso entre la multitud. Muchos recibieron panfletos por Palestina.

La manifestación exigió la condena de Israel y el fin de todo apoyo al genocidio contra el pueblo palestino. Al mismo tiempo, más de 400 personas e intelectuales progresistas asociados con la industria musical danesa han firmado un llamamiento para excluir a Israel de Eurovisión, entre ellos nombres importantes como Tessa y Mø.

Lo que normalmente debería haber sido una celebración imperialista se convirtió en una derrota devastadora, ya que el imperialismo danés una vez más descubrió su verdadero rostro frente a las masas. El imperialismo danés sigue llorando lágrimas de cocodrilo mientras permite que masas palestinas sean asesinadas en el bombardeo de Rafah. Se puede ver cómo la línea divisoria entre el pueblo y el Estado burgués se hace cada vez más profunda y cómo los intereses del proletariado son completamente irreconciliables con el imperialismo.

Este año Eurovisión se celebrará en Malmö y los imperialistas han admitido que no creen poder garantizar la seguridad por miedo a la ira de las masas contra Israel. Ahora se dice que una delegación israelí no podría participar físicamente, sino que tendría que presentarse en el propio Israel y retransmitir su actuación vía satélite.

Noticia anterior Finlandia: panel anti-elecciones contra las elecciones presidenciales en Tampere
Siguiente noticia Brasil: El fascismo abierto es la respuesta del imperialismo al nuevo período de revoluciones