Turquía: ¡nuestra actitud en las elecciones locales!

Publicamos una traducción no oficial de una declaración publicada en Yeni Demokrasi.

Las elecciones locales el 31 de marzo de 2024, como las anteriores, están centradas en el balance de poder entre los partidos fascistas representado las dos camarillas de las clases dominantes burguesas-feudales. La voluntad de los sectores del pueblo ha sido tan suprimido que casi cada paso relacionado con las elecciones se discute en términos de los intereses de las dos camarillas reaccionarias y es finalmente evaluado como apoyo a una de estas dos camarillas. Esta es una situación negativa en términos de llevar los intereses del pueblo a la agenda en los procesos electorales y organizar las masas públicas en línea con estos intereses. Es de conocimiento y de discurso general que las condiciones electorales son capaces de aumentar la preocupación de las masas. Porque en estas condiciones, casi todos los problemas son políticos para las masas, y en estas condiciones, donde el nivel de politización aumenta, el ambiente general es adecuado para la propaganda y la agitación. A pesar de esta información general, la situación no es siempre la misma en circunstancias especiales. Si el movimiento independiente y la actitud del proletariado no se desarrolla, la propaganda y la agitación empieza a ser para otros. Especialmente para los oportunistas y reformistas, este situación especial se vuelve inadvertida o, por su naturaleza, no es un problema para estos segmentos para “servir” a otros. Indudablemente, el problema principal aquí es qeu la actitud de la clase no se ase. En las elecciones, cualquier política que se encuentra lejos de la perspectiva de clase se vuelve una política que sirve a los gobernantes..

En primer lugar, el hecho de que los movimientos democráticos revolucionarios pongan las elecciones en el centro de las discusiones en estos tiempos es una de las debilidades más obvias de los últimos tiempos. La discusión de los problemas fundamentales de la revolución centrada en las elecciones apunta esencialmente a la hegemonía de las elecciones que sirven a las clases dominantes.

Como hemos enfatizado antes, y como opinión a la que debemos dibujar especial atención en este período, todas las elecciones, ya sean generales o locales, unirán fuertemente a las masas con el orden reaccionario; Los gobernantes utilizan a las masas como material de relleno en su lucha por el poder entre ellos; Para ocultar la desorganización y condenar al pueblo a la falta de voluntad, reduciendo la administración popular a elegir sólo síndico, facilitando así la hegemonía ideológica sobre el pueblo; Reiteremos que sirven para sofocar la tendencia a actuar con ira y reacción contra los gobernantes en aras de la reforma.

Desde el pasado hasta el presente, el movimiento revolucionario ha evaluado el carácter politizador de los procesos electorales como medio de organización aprovechando las oportunidades legales. Estos procesos son procesos que brindan importantes oportunidades para la agitación-propaganda, que es un medio de organizar al pueblo en las filas de la revolución. Por tanto, no es posible que los revolucionarios permanezcan indiferentes ante estos procesos. En estos procesos, es casi una necesidad determinar una política específica, determinar los reflejos de la línea y los principios generales, hablar con la propia voz de las masas politizadas y explicar su propósito y camino. Descuidar y subestimar esto significa, en última instancia, negar el papel de las masas en las revoluciones. Para la revolución, las masas deben ser ilustradas acerca de la revolución. La tarea principal en los procesos electorales es lograr esto. Lo principal es llevar la conciencia de la revolución a las masas, ampliar las posibilidades de lucha contra el sistema y movilizarlas para el poder político.

Los comunistas valoraban las elecciones en la medida en que incluían la posibilidad de agitación-propaganda para la revolución. No hay más expectativas de que las elecciones vean la influencia comunista sobre las masas y desarrollen esta influencia. Las elecciones no son una forma de encarnar la «voluntad del pueblo» como afirma la democracia burguesa. Para que la voluntad del pueblo se vuelva concreta, el pueblo debe estar organizado, ser consciente de sus intereses y tener los medios para realizarlos. En las democracias burguesas, estas oportunidades pertenecen esencialmente a la burguesía. Como se afirma, los «derechos constitucionales» o las llamadas aceptaciones no son ciertamente suficientes para que existan las posibilidades en cuestión. Estas oportunidades están vinculadas a ser «fuerte», a tener control sobre las condiciones que dan origen a estas oportunidades o, para decirlo de manera más fundamental, a poseer los medios de producción y, por lo tanto, el derecho a gobernar el Estado. Aquellos que poseen los medios de producción también gobiernan el Estado, por lo que la «democracia» se configura como la política bajo el control de esta administración. Por esta misma razón, la voluntad del pueblo no se cumple ni siquiera en las democracias burguesas más avanzadas. Las prácticas de «democracia» implementadas para revelar y realizar la voluntad del pueblo son, en última instancia, sólo «juegos de democracia» llevados a cabo bajo el control de la burguesía. Esta realidad es mucho más clara en las condiciones de Turquía. Porque en Turquía los derechos de todos los segmentos de la población, especialmente de la clase obrera, están muy por detrás del nivel alcanzado en las democracias burguesas. En este país, incluso los «juegos de la democracia» representan un «peligro» para los gobernantes. La última vez que vimos esto fue la política de los síndicos aplicada a municipios y asociaciones que se consideraban fuerte e indiscutiblemente «fuera de control» – e incluso esto es una determinación exagerada.

Por lo tanto, entre el público no hay nadie que pueda siquiera discutir la realidad del juicio general de los comunistas sobre las elecciones, y mucho menos aceptarlo. Casi todo el mundo sabe que las elecciones en Turquía sólo sirven para determinar cuál de las camarillas de la clase dominante gobernará el parlamento “nacional”, o el consejo municipal en particular. Aunque sabemos que es poco probable que estas asambleas cambien el orden y realicen los intereses del pueblo, se impide al público obtener los ingresos proporcionados por estas asambleas y utilizar el financiamiento y las diversas oportunidades disponibles allí. Ésta es la característica principal de las elecciones generales o locales…

Las elecciones se basan en decidir quiénes estarán en las administraciones cuyos límites están determinados por leyes reaccionarias, para cumplir con este orden. Esto se convierte cada vez en aprobación del orden fascista. La actitud del movimiento revolucionario no puede ser decidir a quién deberían preferir las masas en la lucha en curso por los mismos objetivos reaccionarios entre las camarillas dominantes. Cualquiera que sea el caso, nuestra actitud básica debería ser y será protestar contra las elecciones y permanecer indiferentes a esta decisión.

Aumento de ataques

Por su naturaleza, la dictadura fascista es un poder político que limita los derechos y libertades democráticos, hace de las elecciones una máscara del fascismo y no duda en usurpar incluso derechos legalmente determinados sobre una base legal. Está organizado de arriba a abajo y está completamente en contra de la organización del pueblo. Tiene tendencia a limitar y debilitar la posibilidad de organización pública. En algunos períodos de la historia, esta tendencia se materializa con ataques más intensos. Obviamente no es una coincidencia que estos períodos fueran períodos en los que aumentaron las presiones económicas y sociales sobre las masas. La tendencia revolucionaria de las masas se hace sentir más en estos períodos. Por eso se plantea con frecuencia el concepto de «supervivencia del Estado». Las piernas del orden fascista son demasiado débiles para sostenerse por sí mismas. Necesita un palo para transportar este cuerpo podrido. Esta característica le condena a una actitud que aumenta la dosis de ataques de vez en cuando. La razón del ataque intenso e ininterrumpido durante este período es que las condiciones están empeorando, especialmente las económicas.

Estas condiciones negativas no sólo se viven en el ámbito económico. Desde allí se propaga a otras áreas. Los partidos fascistas del sistema comenzaron a tomar medidas para llevar al nivel más reaccionario la politización espontánea que se produjo entre las masas con las elecciones locales. Sería ingenuo pensar que sólo el partido gobernante está recurriendo a esto. Es normal que esta camarilla muestre un reaccionarismo más intenso porque está en el poder. Sin embargo, vemos que el mismo tipo de reaccionarismo domina en los partidos de «oposición». Los candidatos seleccionados, las discusiones mantenidas y las expectativas creadas tienen como objetivo, en última instancia, la supervivencia del Estado. La actitud de abrazar la «República» es la actitud básica de cada uno de ellos. El elemento que llama especialmente la atención en la agresión del partido gobernante es que bajo el régimen fascista había que negar la «democracia burguesa», presentada como base de la república. Esta república es una de las más reaccionarias de las democracias burguesas, porque también es feudal. Algunas regulaciones en las democracias burguesas, que toma como ejemplo, son para insostenibles y, por lo tanto, temporales. Esta característica está en la base de la realidad de los golpes de estado en Turquía. Ésta es la característica que dejó su huella en la última década. La democracia fue limitada en todos los aspectos y la voluntad del pueblo fue reprimida durante toda esta década. Bajo esta condición también se celebran elecciones locales.

Durante el ataque total que continúa desde 2015, la dictadura feudal burguesa ahora considera sus leyes fascistas e incluso su constitución como un factor limitante. El intenso reaccionarismo, que es particularmente hostil a los kurdos en todas partes y en todas las posiciones, actúa como una fuerza agresiva en la región, incluidos Irak y Siria, y trata de sofocar incluso la más mínima demanda de derechos dentro del país, se ha convertido en una línea estable. Para nosotros es una obligación «mostrar el origen». No es una desviación de la república, como algunos piensan, pero lo es: un estado de casi sin máscara.

Existe una política de mantener a las fuerzas populares dentro del sistema mediante un asedio ideológico, pero nunca permitirles utilizar los derechos adquiridos dentro del sistema. También parece que esta política ha tenido éxito. Se nombraron síndicos para los municipios ganados, incluso haciendo cumplir y a veces ignorando las disposiciones de la ley, se arrestó a alcaldes y se cerraron abierta y arbitrariamente instituciones legales y democráticas o se las volvió inoperables. Durante mucho tiempo ha sido una práctica rutinaria encarcelar a miembros del parlamento o destituirlos de sus cargos por razones triviales. Como vimos con la destitución de Can Atalay como miembro del parlamento, el Tribunal Constitucional también puede quedar ineficaz cuando sea necesario. Esta actitud, que supone no reconocer la Constitución, que se define como la base del orden, ha demostrado una vez más lo que es la «supervivencia del Estado». Lo decimos una vez más, porque no es la primera vez que esto sucede. En toda la historia de la República, la Constitución fue utilizada decenas de veces en manos de los mismos poderes mientras fue funcional, y cuando se volvió disfuncional, fue traspasada, no reconocida y archivada…

Las elecciones locales se celebran en ese clima político. El bastón del síndico está vigente con experiencia y amenaza abierta. Las elecciones que no tienen lugar en un entorno democrático se organizan dentro de las reglas establecidas del planteamiento de que la voluntad resultante será usurpada.

La dictadura fascista, con todas su poder, organiza estas elecciones con una fuerte campaña chovinista. Las masas están rodeadas, envenenadas y moldeadas por argumentos políticos como la hostilidad hacia los kurdos, el «monstruo del terrorismo», la «nacionalidad y el localismo» y la hostilidad hacia el falso imperialismo. En este cuadro, todos los reflejos del chovinismo causado por la desorganización de la gente rodeada también fortalecen los enfoques socialchovinistas. Las tendencias socialchovinistas están ganando influencia entre las masas que se oponen a la camarilla del AKP-MHP, y los partidos de oposición pero chovinistas son vistos como el mal menor en esta ecuación electoral.

Los representantes políticos de las clases revolucionarias intensificaron sus esfuerzos electorales dentro de este clima político. Hay que decir que en estos estudios no se formó esencialmente un enfoque basado en la evaluación de posibilidades y opciones jurídicas para desarrollar y organizar la lucha popular. La ausencia de una actitud que problematiza el clima político del que hablamos muestra hasta qué punto han llegado el liquidacionismo y el chovinismo, dominantes desde hace un tiempo. Estudios de alianzas, debates de candidatos, enfoques «tácticos» para eliminar el peligro de los síndicos, argumentos de “municipalismo populista”, etc. En última instancia, apunta a un pragmatismo en el que la herramienta es el objetivo. Este proceso es un período en el que se abren las puertas al socialchovinismo y las masas se exponen a este ataque, se hacen acuerdos abiertos o encubiertos ventajosos para ambas partes con los partidos fascistas de oposición, y se incluye a las masas en el juego de las camarillas fascistas. Esto se ha vuelto característico. El reformismo fue sustituido por el revolucionarismo y, peor aún, el reformismo y el chovinismo fueron presentados a las masas como revolucionarismo.

El reformismo aparece ante nosotros con una formación política que está lejos de comprender la naturaleza política del proceso y de asir los problemas reales del pueblo.

El principal problema para las masas, que están literalmente atrapadas bajo el hambre, la pobreza y la opresión fascista, es cómo pueden hacer frente a la vida diaria, más que quién gobernará. Las elecciones y el debate sobre qué partido saldrá victorioso es un debate que los gobernantes están tratando de provocar. La expectativa de las masas nunca es la salvación. La opción “Ninguno” es más fuerte, pero la condición para que esta opción se convierta en un poder material es débil. Después de cada elección, se llevan a cabo ataques económicos y políticos más fuertes de la dictadura fascista. La necesidad de las masas es llegar a la raíz de las contradicciones, ampliar sus derechos mediante una acción independiente profundizando estas contradicciones y entrar en una lucha que desafíe a los gobernantes. Las elecciones, por otro lado, conducen a calmar contradicciones agudizadas, obstaculizan la búsqueda de acciones independientes de las masas y sirven para profundizar la desorganización.

LA VOLUNTAD DEL PUEBLO CONTRA EL JUEGO ELECTORAL

En este contexto, ordenar al público que vote en general en las elecciones locales e invitarlo a apoyarlas basándose únicamente en la existencia de candidatos revolucionarios o democráticos conlleva el peligro de dar crédito a enfoques políticos vagos, sin objetivo y peligrosos que emergen. Tenemos la responsabilidad de advertir a nuestro pueblo contra este peligro y, de acuerdo con esta responsabilidad, no participaremos en elecciones, especialmente en lugares donde existe un problema de dominio y donde las camarillas de la clase dominante están enzarzadas en una lucha, incluso si entre ellos hay sectores democráticos y populares. Permaneceremos fuera de los procesos de “selección” excepto en lugares y áreas que tengan cierto carácter revolucionario y democrático y ofrezcan la oportunidad de expresarnos y organizarnos. En casi todas las alianzas, abiertas o encubiertas, hay chauvinismo, socialchovinismo y miedo a los fideicomisarios. Estas características también se observan en la negociación electoral. Consideramos que estos son obstáculos para un camino que sea correcto y acorde con los intereses del pueblo y que conduzca a la realización de la voluntad del pueblo. Debido a estas características, se suprime la voluntad del pueblo y se reinicia el proceso de intrasistematización, especialmente en el caso de los síndicos, en quienes es muy probable que el pueblo desarrolle su voluntad. No seremos parte de esto.

Una vez más invitamos a todas las fuerzas revolucionarias a respetar la identidad y la historia del Partizan en cuanto al empañamiento del nombre «Partizan» debido al oportunismo y la existencia insidiosa del conocido grupo. Partizan tiene una línea establecida y unos principios que son comprendidos por todos los sectores revolucionarios. Quienes se ven privados de estos también carecen de la capacidad de representarlos…

Actuaremos con la conciencia que las relaciones y alianzas electorales que no involucran la organización y lucha del pueblo, la negociación basada en la obtención de escaños y la consolidación del legalismo apuntando a áreas jurídicas que deberían ser herramientas, son peligrosas y conducen a obstaculizar la lucha popular por la liberación.

¡Romper el juego electoral que reprime la voluntad del pueblo!

¡No pongas tu esperanza en las urnas!

¡Viva la Lucha Popular Organizada!

¡No dar más importancia al chovinismo y al socialchovinismo!

¡Levantemos la Lucha Revolucionaria!

Noticia anterior “Steadfast Defender 2024”: el mayor ejercicio de la OTAN en décadas
Siguiente noticia Varias traducciones del posicionamiento de la LCI sobre el Camarada Lenin